Mensaje de error

Notice: Undefined index: quantity en omega_views_mini_pager() (línea 214 de /wwwdata2/home/webcomsocd/www/sites/all/themes/omega/omega/includes/omega.theme.inc).

Analizan acuerdo de paz entre gobierno colombiano y las FARC

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version
En el marco de la Cátedra “Jorge Alonso”, del CUCSH, especialistas colombianos destacaron la importancia del cese al fuego, pero dudaron que éste traiga paz al país

En el mundo no puede haber paz porque el capitalismo está en crisis, y la lógica de éste sistema es que la guerra reactiva la economía, fue una de las conclusiones del analista político colombiano Manuel Rozental, durante su participación en el Seminario “La paz en tiempos de la guerra global”, realizado este jueves en el marco de la Cátedra “Jorge Alonso”, que auspicia el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).
 
En el análisis que ofreció Rozental, habló de la conclusión que hace el capitalismo para explicar la crisis por la que atraviesa: sobra fuerza de trabajo y hacen falta recursos, y cómo ésta se vincula con la situación que viven los pueblos indígenas y las diferentes etnias en Colombia, ante los conflictos que han terminado en desplazamiento y muertes.
 
“La evidencia está clara. Seguimos exigiéndole al Estado como si éste fuera el estado social de derecho. Discúlpenme, pero los estados están para garantizar los derechos del nuevo sujeto social de derecho que son las corporaciones transnacionales, cualquiera que se oponga a sus derechos, se opone al progreso y desarrollo y, por tanto, estorban”.
 
En la mesa también participaron Francia Márquez y Vilma Almendra, la primera es afrodescendiente y la segunda una indígena páez, ambas de Colombia, líderes en sus comunidades de la región del Cauca en el país sudamericano.
 
Los tres especialistas coincidieron que en el acuerdo de paz firmado el mes pasado entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano, y sobre el cual se llevará a cabo un plebiscito el 2 de octubre, es importante pero no una solución de paz para los colombianos, y menos para las comunidades indígenas y étnicas del Cauca.
 
“Estamos en la necesidad de decir sí (al acuerdo), para que haya cese de conflicto armado entre los actores, pero estamos con la preocupación de que no vamos a tener paz tan fácil. Yo en octubre cumplo dos años de haber salido de mi casa, y me pregunto si después del 2 de octubre voy a volver a mi casa, yo creo que no, porque la corrupción institucional no se está discutiendo”, señaló Francia Márquez, desplazada de su país por ser considerada objetivo militar.
 
“No llena nuestras expectativas, pero es supremamente importante porque si al menos dejan de matar en nuestros territorios, ya va a haber un mínimo de garantías para que los pueblos   se puedan levantar en contra de los tratados de libre comercio, de las hidroeléctricas, los monocultivos y todo lo que atente contra la madre tierra y contra nosotros”, afirmó Vilma Almendra.
 
 
A T E N T A M E N T E
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jal.,
15 de septiembre 2016
 
Texto: Karina Alatorre
Fotografía: Israel Rivera